Cabaret

Estás en: Inicio » Castellano » Espectáculos y Animación » Baile » Cabaret

Cabaret

Cabaret

Espectáculos de cabaret propuestos:

Mientras que el cabaret americano actual nació en la década de 1970, sus tradiciones se remontan a más de un centenar de años antes. Dado que nuestro objetivo principal es la conexión del cabaret como teatro musical, el cine y la televisión, vamos a centrarnos en cómo se desarrolló el cabaret en la ciudad de Nueva York – donde se convirtió en terreno importante de prácticas para escritores y artistas.

Para aquellos que buscan espectáculos más atravedidos con picaresca de la época entremezcladas con tendencias actuales, les recomendamos nuestros espectáculos de Cabaret

En Francia, la palabra "cabaret" se refirió inicialmente a cualquier negocio que sirvía licor, sin embargo, la historia de la cultura de cabaret comenzó en 1881 con la apertura de Le Chat Noir en el barrio de Montmartre de París. Era un salón informal donde poetas, artistas y compositores compartían sus ideas y ensayos. Intérpretes probaban ese nuevo material, mientras que el público disfrutaba de una velada agradable por el precio de un par de copas, por lo que los propietarios pudieron contar con un flujo constante de clientes habituales – era una propuesta en la que todos ganaban. Le Chat Noir consiguió atraer a muchos de los más prestigiosos personajes de la época. 
Pronto surgieron otros cabarets por todo París, y en 1900 establecimientos del mismo estilo aparecieron en varias ciudades francesas y alemanas. Con el tiempo, muchas de estas salas ofrecieron entretenimiento programado, que podían variar en tamaño desde unos pocos músicos a un gran complejo. Los cabarets trajeron una nueva forma de espíritu informal para los espectáculos públicos. Los espectadores se sentaban en la mesas mientras comían y bebían, mientras que los artistas trabajaban justo en medio de ellos. Inevitablemente, el público terminó convirtiéndose en parte del espectáculo, interactuando con los artistas y hasta entre ellos.
Después de la Primera Guerra Mundial, el cabaret disfrutó de una popularidad aún mayor en toda Europa, sobre todo en Alemania, donde el gobierno de Weimar terminó por fin con todas las formas de censura sobre este tipo de baile.
La exitosa versión de la película de Bob Fosse de Cabaret (1972) ofreció una visión muy afinada de cómo era el entretenimiento del cabaret en el Berlín de 1932, con sketches satíricos, las canciones, travestismo y mucho más. Estos programas tuvieron un golpe intelectual que, con un par de copas, ayudó al público a dejar a un lado las duras realidades de la vida por un par de horas. La clásica película alemana El ángel azul con Marlene Dietrich nos da un orientación exacta  de cómo fue el cabaret en la época de Weimar. A los pocos años de la llegada de Hitler al poder en 1933, los nazis suprimieron totalmente todo lo relacionado con la cultura del cabaret en Alemania.

Baile cabaret

 
En los Estados Unidos, el cabaret había seguido evolucionando en líneas más glamurosas pero con tendencia menos intelectual. En el Nueva York de la década de 1910, varios grandes cafés descubrieron importantes cantantes y esos salones café terminaron por llamarse "cabarets". 
El primer cabaret de estilo parisino de Estados Unidos era Sans-Souci (1915), establecimiento propiedad del equipo de la danza popular de Vernon e Irene Castle . Los primeros cabarets estadounidenses no fueron copias exactas de sus antepasados ​​europeos. Al principio la sátira política y social estaba siempre presente, pero tiempo después los asistentes al cabaret de Nueva York buscaban en él una alternativa a otras formas populares de diversión.
El baile, era la atracción principal, donde se mezclaba con facilidad los sexos, clases sociales (y razas) en sus escenarios, lo que dió lugar a que ciertos personajes y periodistas condenaran estos establecimientos denominándoles centros de degradación moral.

cabareteras

 
Los cabarets de Estados Unidos se vieron en la quiebra total cuando la Ley Volstead, conocida como “La Ley Seca” declaró la venta de licor ilegal a finales de 1918. Sin embargo, este experimento de intentar prohibir el alcohol no acabó con los gustos de los americanos de la época, y en esa búsqueda de alcohol en lugares íntimos y secretos, sin razón aparente, acogió al cabaret como el baile que mejor le encajaba, cogiéndose de la mano en una misma dirección que dio lugar a una nueva tendencia de formato ilegal.
 
En todos los EE.UU., bares ilegales conocidos como "clandestinos" proliferaron en los sótanos y trastiendas. En un quiebro total a la Ley, los propietarios de estos establecimientos llamados "clubes" afirmaban que sólo sirven bebidas a los miembros con carné, pero en realidad, todo el que tenía pinta de poder pagar el precio de algún licor de contrabando era admitido. Los clientes potenciales que llamaban a la puerta sólo debían decir al portero la universal frase "me envía Joe", y ya estabas dentro.
 
La mayoría de los bares clandestinos estaban controlados por los gangsters que suministraban la bebida. Actuaciones en vivo supuestamente hacían que las cosas parecieran más legítimos. Pronto los propietarios descubrieron que canciones de estilo cabaret cantadas por bonitas mujeres hacían maravillas para incrementar la venta de bebidas. Estos "cantes de salón" se convirtieron en una parte importante que definió la vida nocturna de América en las próximas décadas. 
Las mujeres no se presentaban sólo como artistas, sino que llegaron a ser una parte clave de la audiencia.
A mediados de la década de 1920, el resentimiento a las leyes de prohibición fue tan abrumadora que los neoyorquinos votaron a favor de suspender la dichosa ley. Esto dejó sólo una fuerza federal escasa que no podía acaparar a cerrar más de una pequeña fracción de los bares clandestinos de la ciudad.
Cuando por fin la Prohibición terminó en el 1933, los bebedores estadounidenses tenían su estado de ánimo nada más que para celebraciones, a pesar de encontrarse en medio de la Gran Depresión, y los grandes clubes se convirtieron en la atracción a la orden del día. Lugares emblemáticos como The Copacabana, The Diamond Horseshoe o The Cotillion Roomcon luz de velas, camareros con esmoquin y un código de vestimenta formal añadieron una creciente sensación de glamour que atraía a clientes adinerados dando una sensación más en la línea de los showrooms de Las Vegas que a los clásicos cabarets, sin embargo, se mantuvo el estilo de baile y canciones del cabaret tradicional.
En resumen, los cabarets se convirtieron en el lugar perfecto para impresionar - o seducir – en aquella época.

A día de hoy, y como colofón a esta humilde descripción decir, que el cabaret es uno de los bailes que se podría decir que no han terminado de cuajar en el tiempo y ya prácticamente se da por desaparecido por no existir a penas salas que sólo se centren en lo que fue este maravilloso y revolucionario baile, pero que por suerte, compañías de danza y teatro como la nuestra aún pueden traer a sus retinas en forma de espectáculo para revivirlo en su más puro estilo de picaresca con nuestras chicas preciosas y sensuales “cabareteras”

Twitter
Like

Organización de EVENTOS, ESPECTÁCULOS, DESPEDIDAS, representación de FAMOSOS, AZAFATAS, MODELOS

Subir

Funcionamiento y FAQ´s - Aviso Legal - Política de Cookies - Ofertas trabajos - Clientes - Política Privacidad Emails - Subscribe / unsubscribe - Mapa del sitio - Accesibilidad - Versión móvil

stripper - limusinas madrid